Fusiones y Adquisiciones

Creación de Valor

Posted on: 26 octubre, 2009

Las Fusyads han existido desde que existen compañías. Es un proceso más dentro del ámbito empresarial y como tal requiere de unas condiciones  muy especiales.

¿Por qué se dan las Fusyads? Desde el punto de vista económico las Fusyads son el resultado de un objetivo de toda empresa: valer el máximo posible. Primera nota importante que hay que tener en cuenta, una cosa es valor y otra muy distinta es el precio. Es decir, una casa puede tener un precio de un millón de euros según sus vendedores pero en realidad en función de las características del inmueble, situación, etc., vale finalmente 850.000 euros. No hay que confundir nunca el valor real con el precio de mercado (esto lo iré repitiendo a medida que avance con el blog).

Por tanto, las empresas tendrán que tener el máximo valor posible. De este modo, las Fusyads son el resultado de esa búsqueda de valor máximo. Una empresa que crea valor significa no sólo que crea valor para sus propietarios (accionistas) sino que también lo crea para todas las partes involucradas en su actividad. Así, cuando mayor sea el valor, mejor será para los empleados (cobrarán más si la empresa es más competitiva y por ende produce y vende más), para los clientes (los productos serán más competitivos y seguro que más baratos), para los poseedores de deuda corporativa de la empresa (sus bonos serán pagados en su fecha de vencimiento correctamente), etc.

Las Fusyads tienen que obedecer a este criterio de creación de valor puesto que su éxito o fracaso depende íntegramente de esta. Así, imaginemos una empresa A que cotiza a 20 euros la acción y que publica una fusión con otra compañía B. Si después de esta publicación, las acciones de A suben a valer 22 euros por acción significa que los agentes son un 10% más rico, por tanto se ha creado valor. Si por el contrario la cotización cae a 16 euros por acción, entonces los accionistas serían unos 20% menos ricos. Esta última hubiera sido una operación de fusión fracasada puesto que no se ha creado valor para una de las partes de la compañía.

Una última consideración dentro de este ámbito. El valor de las compañías es muy subjetivo y por ello muy difícil de estimar. Una misma empresa puede ser un calco exacto de otra pero al tener directivos distintos las compañías seguramente tengan distinto valor. Por tanto, una compañía con unos buenos directivos (que cumplen con las expectativas económicas, que aportan estabilidad empresarial, etc.) vale más que otra que tiene la misma forma (tamaño y estructura) pero que tiene unos directivos malos (es decir, que persiguen sus intereses personales, que no generan un buen ambiente de trabajo, que crean incertidumbre, etc.).

Un mercado como la Bolsa puede ser un buen indicador para valorar a aquellas empresas que cotizan en ella. Ojo,  puesto que ésta también se confunde ya que las cotizaciones no siempre muestran una información veraz y transparente de la actividad de la empresa.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: